miércoles, 14 de marzo de 2012

Los militares de El Vesubio van a la cárcel

Casación aula el benificio de prisión domiciliaria.

 Por Ailín Bullentini

La Cámara Nacional de Casación Penal revocó el beneficio de prisión domiciliaria de Hugo Pascarelli, el represor condenado a prisión perpetua por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención El Vesubio que gozaba de ese privilegio. Su vuelta a prisión, según el fiscal federal Félix Crous, “es inminente y fatal”, ya que “Casación deberá actuar tal como lo hizo en el caso de Humberto Gamen”, a quien también le revocaron el beneficio de prisión domiciliaria, rechazaron la intervención de la Corte Suprema y ordenaron su traslado inmediato a la cárcel.

La defensa de Pascarelli aún está a tiempo de presentar un recurso extraordinario ante Casación para que el hecho sea tratado por la Corte Suprema. Sin embargo, la Cámara “no puede obrar de una manera diferente en dos casos que son iguales”, aseguró Crous.

Gamen y Pascarelli fueron los únicos militares retirados condenados por lo ocurrido a personas que pasaron por El Vesubio, un centro de secuestro, tortura y muerte ubicado en el cruce del Camino de Cintura y la autopista Riccheri, que funcionó durante la última dictadura. No había terminado el juicio oral en el que recibieron su pena cuando su máximo jefe, Pedro Alberto Durán Sáenz, falleció. Un mes después de la condena, el Tribunal Oral Federal Nº 4 que los había sentenciado, integrado por los jueces Leopoldo Bruglia, José Gorini y Pablo Bertuzzi, accedió al pedido de prisión domiciliaria que ambas defensas realizaron. “Edad y estado de salud argumentaron. Pascarelli tenía achaques de la vejez, pero manejaba su propio auto, así que mal no estaba”, detalló Crous.

El fiscal presentó un recurso de Casación para que la Justicia retrocediera en el privilegio a ambos represores. La Cámara sólo actuó en el caso de Gamen. Crous, entonces, llevó al TOF Nº4 pruebas de que Pascarelli violaba el beneficio y salía de su domicilio. “Cuando el tribunal, por fallo dividido, Bruglia votó en contra, decidió que esas pruebas no eran razón suficiente para el revocamiento, acudí a Casación nuevamente. Entonces mandaron a controlar si el genocida estaba en su casa. Tocaron el timbre y no estaba”, relató el fiscal. A principios de mes, la Cámara dio curso al recurso de Crous y anuló el privilegio a Pascarelli.

A fines de diciembre de 2011, Casación envió a la cárcel común a Gamen, rechazando el recurso extraordinario que su defensa había presentado para elevar el diferendo a la Corte Suprema. “La decisión de Casación respecto del caso de Gamen sentó un precedente. No pueden actuar de manera distinta en el caso de Pascarelli”, explicó el fiscal federal que actuó desde el inicio del proceso. Es probable que la defensa de Pascarelli utilice los recursos conocidos judicialmente como “de queja” ante la máxima autoridad de Justicia para seguir gozando de su detención en su casa, pero “es improbable que les den lugar. Su destino en una prisión es inminente y fatal”, sentenció Crous.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada